De lo ancestral. Los orígenes de la cerámica.

origenes

Desde casi los inicios de la humanidad, el hombre descubrió la utilidad que poseían ciertos tipos de <<barro>>, los cuales podían ser secados y conservar la forma que les había sido previamente dada. Las primeras muestras de una cerámica hecha a mano, dotan de la Prehistoria, del periodo neolítico.

Se puede decir que la cerámica es uno de los grandes inventos de la humanidad, pues supuso una revolución a la hora de poder fabricar objetos para transportar y contener líquidos, alimentos y otros productos. Sin embargo, pronto se comenzó a definir figuras de otro tipo, como representaciones humanas, figuras de culto, o abalorios.

La primera decoración de la cerámica fueron las mismas improntas de uñas y dedos al modelar. Cuando se supo que el fuego dotaba de características aún más especiales a este material, como la dureza, que hacía que ya no fuese tan frágil, la impermeabilidad, o la pérdida de plasticidad, es cuando se adoptaron tierras coloreadas para la decoración pintada. Los motivos eran sencillos y casi siempre repetidos, en forma de frisos: elementos geométricos, vegetales, pájaros, etc. siguiendo una constante en cenefa.

Este tipo de cerámica ha sido descubierto en las regiones de Asia Menor, Mesopotamia y en el centro de Europa. Son en las civilizaciones de La Tène y Hallstat, donde encontramos las primeras representaciones de la figura humana.

Por lo tanto, es en un momento muy temprano de nuestra historia en el que el ser humano empieza a demostrar su interés por dejar una huella en el mundo, por la belleza, y por la estética en los objetos, y no solo por su utilidad o fin.

Todas las culturas y civilizaciones de la historia han hecho su propio entendimiento y trabajado de la cerámica. Por ejemplo, en China, desarrollaron hace más de 3000 años objetos de una porcelana y unos esmaltes que alcanzaban casi la perfección; Los egipcios por su parte, ya hicieron uso del torno hace unos 5000 años;  Los persas, exploraron el cobalto y comenzaron a aplicar decoración de tonos azulados sobre las arcillas blancas, etc.
Fue Marco Polo, quien trajo las porcelanas orientales a Europa en el siglo XIII, lo que empujó a los europeos a buscar arcilla blanca y lograr la densidad y transparencia de la porcelana decorada con pincel azul cobalto. (Susan Peterson, 2003: 13).

Con el paso del tiempo, se ha ido investigando y aportando nuevas ideas y técnicas al arte cerámico. En la actualidad, es infinito el abanico de estilos y diseños que se puede desarrollar individualmente por parte los artistas que practican este arte.

De la naturaleza:

El material de la cerámica, siempre ha tenido un fuerte vínculo con la historia de la humanidad, siendo un importante recurso con el que las diferentes civilizaciones han dejado su huella a lo largo de los siglos.

Se trata de la manipulación directa de uno de los elementos de la naturaleza, que nos permite moldearlo a nuestro antojo y que gracias a la intervención del resto de elementos, se convierte en uno de los materiales más duros y más permanentes nunca obtenidos por el hombre. Además, se trata de un material que se puede romper, pero que sin embargo, sus fragmentos son muy difíciles de destruir. De hecho, gran parte de nuestra historia se sabe gracias precisamente a partes de objetos que han ido siendo encontrados.

Ya desde nuestros comienzos, se relacionaba al barro con el origen de la vida y el origen del hombre, de tal forma que religiones y mitologías describían nuestro nacimiento mediante un ejercicio de los dioses, que adquiriendo el papel de alfareros, nos modelaban a su antojo. Son las mitologías babilónica, sumeria, egipcia, griega, china o quiché algunas de las que nos muestran escritos donde el hombre nace del barro. Esto nos demuestra el fuerte vínculo que existe entre este material que nos proporciona la naturaleza y el ser humano, que desde sus orígenes sabe del fuerte vínculo con el barro y los elementos de la naturaleza.

Horno de rakú. Fuego. Cocción

Related Images:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *